jueves, 11 de septiembre de 2014

nosotros... y EN OTRA VIDA FUI GOGÓ!!

Cuando tenía dieciocho años los fines de semana bailaba sin parar.
Me encantaba darlo todo en la pista de baile de los pubs y discotecas a los que iba con mis amigas.
Creo que si ahora encontrase una grabación de aquellos momentos me avergonzaría tanto que me escondería debajo de la mesa.
 
¿Qué hiciste ayer tantas horas por ahí? - me preguntaban mis padres el domingo con cara de acelga.
Mi respuesta no tardaba en llegar: Estuve de bares con estas.
¿Estas? ¿Quiénes son ESTAS? - continuaban con el cuestionario.
¿Pues quiénes van a ser? Diana y María. - en este punto ya empezaba a cabrearme.
¿Hasta las siete de la mañana de bares? ¿Y qué narices hacéis ahí tanto rato? - Pffff. Padres.
¡Bailar! - la pura verdad.
Ya, claro.
Así es como los padres zanjan una discusión en la que creen no haber sacado información verídica. Da igual lo que digas, siempre pensarán que estás mintiendo. Entonces, ¿para qué preguntan? Es su obligación. Someter a sus hijos a interrogatorios cuyas respuestas ya saben de antemano es tan importante como educarles y darles de comer.
 
Ahora que ya han pasado ¡diez años! (madre del amor hermoso...), os diré, papá y mamá, ¡que todo aquello era tan cierto como que la Tierra es redonda! Sí, queridos padres, quizás os cueste creerlo, pero vuestra hijita aguantaba la friolera de ocho horas seguidas bailando.
¿Qué os pensabais? ¿Que me emborrachaba hasta perder el sentido y volvía a casa cuando lo recuperaba? ¡No! ¡Cuán equivocados estabais!
A ver... algún cubatilla me bebía, lo reconozco. Puede que quizás no solo uno, ¿vale? Pero os aseguro que la mayor parte del tiempo la pasaba bailando.
 
Mi "uniforme" para danzar sin parar constaba de minifalda y medias de rejilla (todos tenemos un pasado).
Gastaba tal cantidad de dinero en medias que la dependienta de la mercería a la que iba, un día, le preguntó mi madre: Tu hija es gogó, ¿verdad? 
Ja ja ja. ¡Lo que me pude reír cuando mi madre me lo contó después! Ni corta ni perezosa, le dije: ¿Ves? ¡Yo los sábados bailo sin parar! XD
 
Hablando de medias. Se acerca la temporada de enfundarnos de nuevo en ellas.
¡Qué pereza! Mientras tanto, pasaré la época de transición probando con los pantalones largos.
Y si son finitos, mejor. Como estos jeggings grises que llevo en el look de hoy.
¿Y qué me decís del top? #meloquedo ;) 
 
 






Fotos hechas por Rachel, de A Sweet Day.
 
 
Top 39'90 euros
Jeggings 29'90 euros
Sombrero ala extra-ancha 54'90 euros
Bolso de mano neopreno (lleva cadenita) 44'90 euros
 
 
¡Besos para todos!
Pronto, más y mejor ;)

7 comentarios:

A SWEET DAY dijo...

Me encanta el look!!!! Estás preciosa Jules!!
Me parto con lo de gogó, yo también tenía unas medias de rejilla pero negaré haberlo dicho :P
Besos!

Sissy à la Mode dijo...

A mí las medias de rejilla se me enganchaban con el piercing del ombligo y no veas q dolorcico. Ahora bien, se ponen de moda y yo me las vuelvo a poner...poco sepsis q eran.

Jewel dijo...

Que top más bonito!

sarica pilarica dijo...

Jajaja bailar y algun q otro cubatilla! Jaja ahora cuando vuelvo a las 4 o 5 me autofelicito pensando lo marchosa q soy!!!

Isabel dijo...

¡Estás guapísima Julia! Las fotos os han quedado preciosas, ¡el top de 10! PD: me encanta ver las cosas que publicáis a diario en IG.

Isabel
xoxo

Ursulinska dijo...

A mí me propusieron bailar en un bar, no te digo más jajajaja es que lo de bailar siempre ha ido mucho conmigo :P

Del look de hoy me quedo con el bolso y el pamelón!! ouuyyeah!

Beatriz Vela López dijo...

Me encanta el look, estas guapisima!!! Esa melena de lado es 💖💖Ayy lo q mas me encanta el sombrero! !! Algún día me liare la manta a la cabeza jajaja!!! Besos de Lunes!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...